Hermandad Inmaculista

Los orígenes centenarios de nuestra adhesión al dogma

Como atestiguan las fuentes documentales escritas, en Córdoba, en 1350, por decreto, el obispo cordobés D. Fernando de Cabrera instituye como fiesta el día de la Inmaculada Concepción en toda la diócesis, antes que se pronunciaran en el siglo XIV, otras diócesis de España.

El gran fervor que la ciudad profesaba a la Inmaculada Concepción de la Santísma Virgen María, fue el detonante de una gran manifestación artística y cultual en  torno a la representación y veneración de la Santísima Virgen madre de nuestro Señor.

En cuanto a nuestra corporación se refiere, hemos de destacar que, no sólo su imagen titular catedralicia es la imagen referente de la ciudad para los votos de defensa del dogma y para presidir las grandes honras inmaculistas a la Santísima Virgen, sino que, particularmente, la hermandad manifiesta, plásticamente en su imagen y devocionalmente en sus cultos, su fervor a la Inmaculada Concepción de Santísma Virgen María.

Así, la Hermandad, fundada en una fecha desconocida anterior a 1479, en su reforma de reglas de 1528, aprobada por el prelado Fray Juan de Toledo, recoge textualmente en sus mandatos:

"Que se celebre, también anualmente, en la misma parroquia y por sus clérigos, una fiesta solemne de la Concepción de Ntra. Sra., con Vísperas, procesión alrededor de la iglesia, misa con diácono, subdiácono y sermón."

"Que para ordenar esta fiesta, se haga antes cabildo general el día de los Santos Mártires y que el Prioste dé de comer en su casa en el día de la fiesta, a trece pobres, de los bienes del Arca de la Cofradía por amor a Ntra. Sra."

Así mismo, la Hermandad procede en esos años a realizar su imagen titular propia, esta imagen se representa ataviada con los colores inmaculistas, rojo y azul y data del segundo cuarto del siglo XVI (1530), y es la primera y única copia realizada a la imagen original de la Virgen de Villaviciosa que se conserva en el altar mayor de la Mezquita-Catedral de Córdoba, realizada antes de poner a dicha imagen la funda de plata de Rodrigo de León en 1577 que le da la impronta actual a la imagen catedralicia, lo que viene también a testificar que la imagen original también se representaba con los colores inmaculistas, de los cuales guarda algún resto en su deteriorada policromía.

Nos gozamos, por tanto, de poder verificar documentalmente a esta Primitiva Hermandad de Ntra. Sra. de Villaviciosa como la cofradía inmaculista más antigua de la ciudad de Córdoba, un carácter que aún manifiesta, por estatutos, en la representación pictórica de su Simpecado mariano.

Óleo central del Simpecado de la corporación